Forance / Shutterstock.com
Forance / Shutterstock.com

 

 

Un hombre blanco, identificado como Devin Patrick Kelley de 26 años, abrió fuego en una iglesia bautista en Sutherland Springs, a la que asistían a veces su suegros. El incidente dejó 26 muertos y decenas de heridos.

En resumen:

  • La policía apunta que la violencia del tirador pudo estar motivada por “problemas domésticos”.
  • Mató a 26 personas e hirió a una veintena, según el gobernador del Estado, Greg Abbott. Los fallecidos tenían entre cinco y 72 años.
  • Los investigadores apuntan a un conflicto con los padres de su pareja, que acudían habitualmente a la iglesia atacada pero no este domingo.

 
¿Qué pasó?

Un tiroteo se registró este domingo en una pequeña iglesia bautista ubicada en Sutherland Springs, en el condado de Wilson, en el sureste de San Antonio, Texas. “Aunque el número puede cambiar, por el momento se confirman 26 muertos (…) Esta es la peor masacre ocurrida en el estado”, dijo en conferencia de prensa el gobernador del estado, Greg Abbott.

Las autoridades detallaron que 23 personas murieron dentro de la iglesia y dos fuera. Otra víctima fue transportada a un centro de salud y falleció momentos después. Las edades de las víctimas oscilan entre los 18 meses y los 72 años. Hay 10 personas en situación crítica.

En su primera declaración sobre el tiroteo, el presidente Donald Trump, que se encuentra de viaje en Japón, achacó a una cuestión de “salud mental” este nuevo suceso de un ataque con armas contra civiles en el país.



Los investigadores apuntan a un conflicto con los padres de su pareja, que acudían habitualmente a la iglesia atacada pero no este domingo. La matanza “no tuvo una motivación racial, y tampoco estuvo relacionado a creencias religiosas. Había un problema doméstico con sus familiares políticos”, ha explicado en rueda de prensa este lunes Freeman Martin, del Departamento de Seguridad Pública de Texas. El funcionario añadió que la mujer había recibido “mensajes de texto amenazadores” de su yerno.

Vía Univision