Andy Dean Photography / Shutterstock.com
Andy Dean Photography / Shutterstock.com

 

 

Un juez federal dictaminó este miércoles que Arizona no puede implementar una polémica ley, aprobada en el 2010, que prohíbe las clases de estudios étnicos en las escuelas públicas de Tucson y que, según sus detractores, estaba sostenida sobre prejuicios racistas.

En resumen:

  • Wallace Tashima le impuso un bloqueo permanente a la ley, luego que en agosto afirmara que había racismo detrás de la medida estatal.
  • El juez puso fin a una pelea judicial iniciada hace siete años cuando un grupo de estudiantes interpuso una demanda contra la medida.
  • Políticos conservadores arremetieron contra los estudios mexicoamericanos al considerar que suponían una politización de las escuelas públicas.

 
¿Qué pasó?

Un juez federal de Phoenix, Arizona, ha dejado sin efecto definitivamente este miércoles una ley estatal de 2010 que intentaba prohibir en los colegios de un programa de estudios mexico-americanos. Según el juez, la ley fue aprobada por la mayoría republicana que ha domina la política de Arizona por razones de discriminación racial y política, y por tanto es inconstitucional.



La disputa ha durado siete años. El origen está en la decisión de Tom Horne, por entonces secretario de Educación del Estado, de impulsar una ley que prohibía los programas educativos que “promueven el derrocamiento del Gobierno de Estados Unidos; promueven el resentimiento contra una raza o una clase de personas; están diseñados primordialmente para alumnos de un grupo étnico en particular; defienden la solidaridad étnica en vez de tratar a los alumnos como individuos”.

El juez le dio la razón a los opositores de la medida, al indicar este miércoles que la ley no estaba basada en “un propósito educativo legítimo, sino en un propósito racial discriminatorio e injusto y un propósito políticamente partidista”.

Vía El País