Orit Ben-Ezzer/ZUMA Wire/REX/Shutterstock
Orit Ben-Ezzer/ZUMA Wire/REX/Shutterstock

 

 

El único guardia de seguridad armado en la secundaria de Florida donde ocurrió un tiroteo la semana pasada “nunca entró” a un edificio de la escuela para tratar de abatir al sospechoso, dijo el sheriff Scott Israel del condado Broward en conferencia de prensa el jueves.

En resumen:

  • El policía asignado a la secundaria de Florida donde un atacante mató a 17 personas la semana pasada no entró al edificio para intentar detener la masacre.
  • El miércoles 14 de febrero, Nikolas Cruz, de 19 años, entró a la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas de la ciudad de Parkland.
  • Según el vídeo de seguridad, que no se hará público, Peterson permaneció en posición a un costado del edificio, pero “nunca entró”.

¿Qué pasó?

Un guardia de seguridad del instituto Stoneman Douglas oyó el tiroteo y acudió al edificio donde tenía lugar, pero nunca llegó a entrar. Aunque estaba armado y debía haber intervenido, estuvo cuatro minutos afuera mientras proseguía la matanza. Dentro Nikolas Cruz, de 19 años, asesinaba a balazos a 14 alumnos y tres adultos. Tras la tragedia el vigilante, Scot Peterson, fue suspendido de sueldo y ha terminado presentando su renuncia.

“Estoy devastado”, ha dicho el sheriff del condado de Broward, Scott Israel, en la rueda de prensa en que contó lo sucedido este jueves. “Me revuelve el estómago. Nunca llegó a entrar”, dijo al referirse al vigilante.



El tiroteo duró seis minutos. Cuando sonaron los primeros balazos Peterson estaba en otro lugar resolviendo un problema con una alumna. Escuchó los tiros y a los dos minutos de iniciarse la masacre había llegado al edificio número 12, donde estaba sucediendo todo, donde estudiaban los alumnos de primer año. Los cuatro minutos restantes permaneció allí parado sin acceder. Una grabación de vídeo permitió a la policía ver lo que había ocurrido y comprobar que el encargado de seguridad escolar no hizo su labor.

Vía El País